Comisión Interna de AGEA-Clarín

Convergencia, preocupación por la calidad y por el maltrato: hablan los periodistas de Clarín

En la última encuesta de opinión y calidad periodística llevada a cabo por la Comisión Interna en las distintas redacciones de AGEA participaron 516 periodistas. En total fueron 43 preguntas, de las cuales cuatro eran abiertas y de libre extensión. Apuntaban, principalmente, a conocer la opinión de los periodistas sobre los motivos y razones que explican la actual situación del diario, a conocer los problemas de cada sector, y a trazar un primer relevamiento, anónimo, sobre las situaciones de maltrato. Una fotografía que no ha sido del todo desastrosa, que por cierto incluye autocrítica, y el deseo de mejorar las condiciones de trabajo para poder torcer el rumbo.
Fueron en total 1462 respuestas abiertas, que hacen foco principalmente en la performance periodística y laboral de los últimos años. El bajo nivel de organización, la opacidad para comunicar las decisiones tomadas (más del 70 por ciento de los peridistas de Clarín considera que en temas como la Convergencia y la crisis de los diarios, la empresa no tiene una estrategia), el sensacionalismo, la espectacularización de las noticias, la banalización de los temas, tienen gran presencia en estas caracterizaciones.
Del mismo modo que lo tiene el sesgo originado en la pelea contra el gobierno que “impide la diferenciación y cualquier clase de investigación que no vaya en ese rumbo (predilección por la pelea política)”. También se resalta el cambio tecnológico, la manera en que las noticias circulan y redunda una ciritica: Clarín, con menos gente, “hace un diario hibrido que no conforma ni a las nuevas ni a las viejas generaciones”.
Productos en decadencia, con “editores a quienes sólo les importa cerrar páginas y redactores caídos en la desidia” son harina de este costal. Mientras debatimos el fin del periodismo, la muerte del papel, de la fotografía y otros tantos “occisos”, pues bien, la encuesta marca un fuerte cuestionamiento a la falta de estrategia, convicciones, debates, horizontalidades. Aquí, de manera genérica y arbitraria, agrupamos algunas respuestas. Y dejamos para el final un párrafo imperdible sobre el maltrato.
-Pelea con el gobierno y calidad
“La pelea con el gobierno hizo perder credibilidad”
“Hacemos un diario agresivo, negativo y ahora también amarillo”
“El criterio periodístico ha dejado de ser el criterio”
“Con todo lo malo que tiene, es mejor que los medios oficialistas”
“Es el diario más leído, algo bueno debe tener”
“Redactores que deben salir a buscar fotos, recortarlas, publicarlas”.
“Periodistas que desgraban programas de la tele como rutina diaria”
“Banalización del lenguaje, con muletillas y modismos repetidos hasta el hartazgo. ¿Selfies, hot, sexo..”
-El éxodo de periodistas evidenciado en los “retiros voluntarios”, la multiplicación de tareas, y la caída del salario real
“Hace rato que a Clarín dejó de importarle sus periodistas”
“Apuestan a hacer un diario barato, en todo sentido”
“El despido de los correctores, corte de colaboraciones, ninguneo a las especialidades”
“La precarización, la falta de capacitación y de objetivos claros”
-Desgaste de la conducción
“La actual conducción no da señales claras del rumbo a seguir”
“La empresa no brinda ninguna clase de capacitación a sus trabajadores”
“Se comportan como patrones de estancia, a los gritos y con prepotencia. Ascienden sólo a los obedientes e invisibilizan a los demás”
“Los editores sólo cuidan sus puestos, y fumigan a aquéllos que pongan en riesgo su lugar”
“Pese a todos los que se fueron, aún queda gente que sabe hacer su trabajo y lo hace, casi siempre como iniciativa personal, pocas veces por las directivas que recibe”
Apéndice 2: Maltrato. Del jefe tirano al nadie te pide tanto
El 61 por ciento de los trabajadores de Clarín afirma haber sufrido alguna situación de maltrato a manos de sus jefes, emulos de Félix Laiño, o del mismísimo Jacobo Timerman, con abismales diferencias periodísticas de por medio. Hay más de 250 denuncias consignadas en la encuesta, muchas de ellas con nombre y apellido, otras con tal nivel de detalle que resulta obvio y a veces “simpático” descubrir al necio tirano que se vale de los galones de su ascendente carrera en Clarín.
También hay casos de chupamedismo genético, pero a ellos, bautizados en la jerga de Tacuarí con el famoso “nadie te pide tanto”, les sobra por ahora con el estigma.
Además, las respuestas abiertas que consignan situaciones de maltrato, están en perfecta armonía con el hecho de que el 73 por ciento de los empleados descrea de la posibilidad de hacer carrera en Clarín, o con los méritos que AGEA toma en cuenta a la hora de promover a sus empleados. El 83 por ciento opina que el amiguismo y los vínculos personales importan mucho o muchísimo; el 72 por ciento advierte que la obsecuencia, la “fidelidad” a la empresa, es crucial; mientras sólo un 12 por ciento dice que los méritos tomados en cuenta son la capacidad periodística y el manejo de grupo. ¿Estamos frenta a una segunda línea cuya principal virtud es esa, la obsecuencia, la transmisión de decisiones espurias, sin cuestionamientos? Hay nombres y apellidos que no transcribimos aquí, y otros recaudos que por ahora mantendremos. Y un popurrí de quejas, inabarcables de las cuales damos sólo un panorama. Van desde la falta de higiene y limpieza o la clausura incomprensible de los accesos por la calle Piedras a otros de índole humano. “Me mandaron a Siberia”, “Mi jefe discute y castiga por imponer tareas que no corresponden”, “Amenazas por negarme a entrevistar personajes ligados al Grupo”, “Jefes que privilegian a familiares y amigos”, “Me cambian el sentido de las notas sin consultarme y dejan mi firma”, “Les hablan a periodistas formados, mucho más que ellos, como si fueran pasantes”, “Amenazas con cambios de francos”, “Cambios de horario inconsultos y arbitrarios”, “Respuestas violentas por e-mail”, “Indiferencia, vacío, congelamiento”, “Me peleo con mis jefes, nos maltratamos mutuamente”, “Amenaza de despido por no hacer horas extra gratis”…
ACCEDA A LA ENCUESTA DESDE AQUI. Las respuestas abiertas no se consignan para preservar el anonimato.
Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Convergencia, preocupación por la calidad y por el maltrato: hablan los periodistas de Clarín

  1. ¿ESTA BUENO TRABAJAR EN CLARIN?

    Hacer memoria no se torna tan ocioso cuando se trata de recordar el sentido y la ocasión de lo sucedido, y si además conlleva la pretensión de utilizar a la historia como referente válido, es por lo menos, un ejercicio que amerita la atención. De la lectura de la encuesta que han realizado en el diario, de su resultado mejor dicho, se desprende una marcada insatisfacción con una cantidad de factores que tienen que ver con el ejercicio diario de la profesión. No voy a enumerarlos, no tendría sentido, si ya sabemos de qué estamos hablando. La pregunta a responder, está sintetizada en el título de este comentario, y no es casual, ni arbitraria, ni alocada. Es más, creo que es de absoluta actualidad, porque si algo me hace dudar es el tiempo que pasó desde que una compañera la respondió durante una asamblea en la que se iba a decidir por el paro o no, aquel día del 2000 en que echaron a más de cien compañeros. Aquella tarde dicha compañera tomó el micrófono para decir, entre otras cosas: “…está bueno trabajar en Clarín”. A modo de definición, en el sentido de que a pesar de todo, estaba bueno trabajar en el diario. Esa sinceridad, es la que se necesita al momento de tomar decisiones, cuando se trata de elaborar una estrategia. Permitanme dudar del resultado de la encuesta, a mi modo de ver se tergiversan valores y se menosprecian escenarios cotidianos que hacen al trabajo. No creo que la situación sea tan mala, ni que la retribución sea tan pobre, ni que las expectativas estén tan acotadas. Obviamente apuntar a mejorar en todo sentido es la tarea, eso no hay que dudarlo, pero poco favor nos estaríamos haciendo si nos dejásemos llevar por un micro clima de insatisfacción. Me siento tan patronal haciendo estas consideraciones, sepan ustedes disculparme, pero que una reflexión tardía como aquella del recuerdo pudiera repetirse le quita el sueño a cualquiera. Un abrazo para todos.
    Aníbal Ces

  2. Análisis exacto de lo que la mayoría pensamos

  3. Pingback: Al señor Jefe de Gabinete Jorge Capitanich: | Comisión Interna de AGEA-Clarín

  4. Pingback: La Comisión Gremial interna de Clarín le escribió a Capitanich | Medios y Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: