Comisión Interna de AGEA-Clarín

Nuevo avance de la precarización, la ilegalidad y el patoterismo en Clarín

El lunes, representantes de RRHH convocaron uno por uno a los 13 compañeros del sector de Depósitos de la planta de Zepita. Entonces se les comunicó que al día siguiente debían firmar un traspaso a una empresa tercerizada. Allí cumplirían las mismas tareas que las actuales, pero ganando un 10% menos, sin doble aguinaldo y con un día más de trabajo a la semana, perdiendo además la condición de trabajador de prensa.

El martes los compañeros fueron juntos a pedir más tiempo a RRHH y una copia del contrato, como para chequearlo con algún abogado. La respuesta a todo fue ‘No’. No les daban copia y o firmaban o se los despedía inmediatamente. Ante la necesidad de tener trabajo, firmaron.

Este triste suceso es un fruto más de la persecución implacable de la gerencia de RRHH a la organización gremial en Zepita, amparada por el servilismo de la UTPBA. El año pasado, ante la amenaza de una elección de delegados que por primera vez le diera voz a los trabajadores de prensa de Zepita, la Utpba nombró a dedo y sin cumplir ni uno de los pasos legales como delegados gremiales justamente al brazo armado de RRHH: dos capataces encargados de amenazar a los propios compañeros.

El resultado se ve estos días, al perder entero uno de los sectores sin siquiera una queja de los supuestos delegados.

Esto le permite, además, mantener el sistema de trabajo esclavo al que somete a la mitad del sector Expedición, obligados a firmar contratos POR DÍA desde hace más de 10 años, algo prohibido por todas las legislaciones del planeta Tierra y aledaños.

Estos compañeros son llamados por teléfono TODOS LOS DÍAS para trabajar, firman un pseudo contrato TODOS LOS DÍAS sin JAMÁS poder quedarse con una copia del mismo y ganan LA MITAD de los empleados efectivos. De más está decir al que se queja lo dejan de llamar durante dos semanas, con lo cual no cobra, y así disciplinan al revoltoso.

Denunciamos el trabajo esclavo, la violación de convenios y legislación laboral vigentes. Denunciamos la tercerización de puestos genuinos, comprendidos en nuestros estatutos. Denunciamos el sometimiento de trabajadores al no permitirles la libre organización de sus representantes. Denunciamos el amparo de la Utpba y los organismos gubernamentales de control.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Nuevo avance de la precarización, la ilegalidad y el patoterismo en Clarín

  1. anibal ces en dijo:

    Hace muchos años, y allá en el tiempo, Clarín tenía un sector de trabajadores de Prensa, que ejercía sus tareas en la planta de Zepita, los trabajadores de esa planta se destacaban de las empresas aledañas por desplazarse en automóviles de alta gama, tal es así que consiguieron que una calle de las que cruzaban la empresa fuese cortada para utilizarla como estacionamiento seguro. Estos trabajadores, junto con los afiliados al sindicato gráfico, eran parte del personal estable de la famosa planta… Hace ya muchos años un 4 de octubre de 2000, los trabajadores periodistas de Clarín, Tacuarí, recibimos un telegrama de parte de la empresa, para la mayoría era la confirmación de la “confianza que la empresa depositaba” en ellos, para la minoría (117), era el despido, “por participar en asambleas”. Esa misma noche un grupito de esos periodistas despedidos fuimos a las puertas de la planta Zepita, a pedir la solidaridad de aquellos trabajadores de Prensa, especialmente, y en general la de todos, también los gráficos. Con unos volantes hechos a las apuradas ese mismo día nos paramos en la puerta de salida, y fuimos tristes testigos de cómo aquellos compañeros se subían a sus autos apresuradamente, rechazando, incluso el volante que les queríamos dar. ¿La solidaridad? Ni hablar. Allí quedábamos Beatriz Blanco, la Negra Ana Ale, Olga Viglieca, Gustavo Brusos, miembros de la Interna despedida, vapuleados durante todo el día y también por la madrugada, y Pablo Llonto, Pitrola y otros compañeros de organizaciones políticas que nos acercaron sí, su solidaridad.
    Años más tarde, en 2010, estábamos escribiendo el libro Periodismo de Infantería, con Virginia Márquez, y una parte de aquel libro trataba sobre el conflicto de AGR, una de las empresas del diario, y los muchachos de la Interna despedida de la empresa decide hacer un piquete en las puertas de la planta Zepita de Clarín, con el objeto de lograr la solidaridad de los compañeros gráficos de la empresa, e impedir la salida del diario. Ya no éramos el pequeño grupito de periodistas del 2000. Si no, que era un número interesante de compañeros y encima el apoyo del Sindicato de Camioneros, con el aporte de decenas de sus militantes. Nuevamente, a la salida del trabajo fueron abordados los compañeros de Zepita, y la verdad daba verguenza ajena verlos escaparse de los compañeros que repartían los volantes afuera.
    Nunca como hoy están presentes las palabras de Brecht, “… luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

    Anibal Ces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: