Comisión Interna de AGEA-Clarín

Archivar para el mes “junio, 2017”

Seguimos en lucha por salarios dignos y libertad sindical

El lunes 22/5 se confirmó que la cámara empresarial de prensa escrita, AEDBA, y la UTPBA, un sindicato sin delegados en ninguna empresa del gremio, cerraron para este 2017 otro lamentable e ilegítimo acuerdo paritario.

Un año más, la noticia fue dura para nuestros bolsillos: lo acordado representa una recomposición sólo del 20%, una cifra ilógica ante una inflación que, anualizada, estaría superando el 31% para este 2017. Además, al pagarse en tres tramos (el último a cobrarse recién en enero de 2018), el ajuste tendrá un impacto real de apenas un 15,3% en los salarios. Y más grave aún: de ningún modo se reconocen los 10 puntos porcentuales que perdimos por la nefasta paritaria 2016.

Así, otra vez, AGEA decidió unirse en tándem a la UTPBA, sin que importasen nuestras reiteradas advertencias. Desde comienzos de año avisamos que no aceptaríamos un acuerdo salarial sin representantes legítimos ni su refrenda en asamblea. De hecho, presentamos ante la empresa, la cámara y el Ministerio de Trabajo, una carta con cientos de firmas solicitando la participación de delegados paritarios.

Sin embargo, AGEA sigue engañándonos y nos encierra. Porque alega que lo firmado con la UTPBA es legal y que el SiPreBA debe tener personería gremial para dirimir los salarios; pero luego se niega a realizar los descuentos en los recibos de sueldo de los afiliados, algo imprescindible para disputar esa categoría.

IMG_20170524_211640

En ese contexto, las asambleas del 24/5 declararon el rechazo unánime a la paritaria y revalidaron el plan de lucha, exigiendo una mesa de negociación salarial con Capital Humano y una reunión con la gerencia periodística para abordar en conjunto la problemática.

Además, aprobaron una serie de medidas, algunas más tradicionales, otras más creativas, que hemos ido concretando entre todos durante las últimas semanas:

  • El miércoles 31/5 salimos a la calle Tacuarí, e hicimos fotos y videos para darle difusión al reclamo. Bajo el lema #JuegosDelHambreEnClarin lo hecho esa tarde tuvo gran repercusión en las redes sociales. Se puede ver en Twitter (http://bit.ly/2rsQbfU), en Facebook (http://bit.ly/2sls4DI) y en Instagram (http://bit.ly/2rfavC9).

2017-05-31 571

  • El Día del Periodista realizamos un contundente quite de firmas en las ediciones web y papel de los diarios Clarín, Olé y La Razón. El mismo 7/6 la redacción decidió en asamblea repudiar con un aplausazo el brindis invitado por los jefes de la gerencia periodística (http://bit.ly/2tmEgBI).
  • El #8J participamos de la Movilización Nacional de Trabajadores de Prensa acompañando la consigna “Sin trabajo no hay libertad de expresión” y la defensa de las fuentes laborales de todo el gremio. Pero sobre todo, nos manifestamos porque el sueldo no alcanza.

Hoy seguimos manifestando nuestro malestar ante la empresa que, mientras se muestra dialoguista desde su renovada gerencia de Capital Humano, sigue sin querer dar respuestas ni soluciones a nuestros dos principales reclamos: queremos salarios dignos y libertad sindical.

Año a año hemos logrado grandes o pequeñas victorias: desde mejorar los porcentajes de aumento, agregar sumas fijas y conseguir efectivizaciones y recategorizaciones, hasta los vouchers de supermercados, el traslado en combis, el descuento en gimnasios y las frutas, entre otras. Pero necesitamos que más compañeros y sectores se sumen al reclamo, desde donde puedan y de acuerdo a sus posibilidades. Sólo así podremos negociar recomposiciones salariales acordes al poder adquisitivo que perdimos en los últimos años.

– COMISIÓN INTERNA DE TRABAJADORES DE CLARÍN/AGEA –

Anuncios

#NiUnaMenos: un debate pendiente puertas adentro

El machismo histórico en las redacciones de Clarín/AGEA ha quedado expuesto durante los últimos tiempos con algunos episodios a la vista de todos. Compañeras de diferentes secciones han vivido en carne propia momentos incómodos, situaciones injustas y hechos concretos de maltrato. Algunos involucran gritos e insultos. Otros, tienen que ver con la violencia simbólica que implican las arbitrariedades y la desvalorización de nuestro trabajo. Creemos que este #3J, ante una nueva convocatoria de los movimientos de mujeres bajo el lema #NiUnaMenos, es un buen momento para abrir, con un autocrítica, un debate postergado sobre la desigualdad de género hacia adentro de las redacciones.

La gran mayoría de nosotras soporta a diario pequeñas injusticias y situaciones machistas. Aunque tenemos compañeros que comparten la perspectiva de igualdad y que nos apoyan en este reclamo, es algo tan arraigado, incluso naturalizado, que nunca se llega a tratar cómo se merece y queda desplazado por otros problemas. No queremos dejarlo pasar más. Consideramos que es hora de visibilizarlo y  tomar conciencia, entre todos, aprovechando que la sensibilidad con respecto al tema ahora tiene mayor relevancia en la sociedad.

Además de los casos de maltrato, la desigualdad en las redacciones de Clarín es notoria en la arbitrariedad para la distribución del trabajo, de los cargos y de los ascensos. Sin criterio profesional ni valorización de nuestras capacidades, el privilegio hacia los hombres resulta evidente.

Sin ir más lejos, en 2016 la Comisión Interna lo advirtió con datos concretos.  Aunque en Clarín un 40% de las periodistas son mujeres y muchas son profesionales valiosas a la altura de cualquier cargo jerárquico;  sólo una de ellas ocupa una jefatura. Y, según la encuesta del año pasado entre todos los empleados de AGEA, las mujeres que están en el piso salarial duplican en cantidad a los varones en esas condiciones.

Capítulo aparte, pero no menos importante, merece el enfoque misógino de algunas decisiones editoriales y, en consecuencia, de muchas de las notas que se publican en los medios en los que trabajamos. Ese es otro tema sobre el cual necesitaríamos darnos un espacio específico de análisis, discusión y crítica.

Creemos que como comunicadores deberíamos ser los primeros en reconocer y no pasar por alto las distintas situaciones de desigualdad y violencia que atravesamos cotidianamente. Nosotras les proponemos, entonces, intentar un cambio en “casa”, en el día a día. No miremos más para otro lado y abramos el debate interno, entre todos: varones y mujeres, juntos e iguales.

Trabajadoras de Clarín/AGEA

Navegador de artículos