Comisión Interna de AGEA-Clarín

Archivar para el mes “abril, 2015”

Ante el anuncio de Clarín-Agea de subir al 30%, la asamblea suspende las medidas

La asamblea de trabajadores de Clarín/AGEA SA decidió esta tarde suspender el quite de firmas en todas las publicaciones de la empresa, que debía comenzar mañana y se iba a extender durante siete días. Este era el tramo final de una medida de protesta que comenzó hace ya casi un mes, y que logró un acatamiento absoluto por parte de todos los trabajadores (periodistas, fotógrafos e ilustradores) en todas las redacciones. Un gesto de la empresa convenció a la asamblea de postergar esta medida, al menos hasta el próximo 15 de mayo.

“Una empresa sin palabra, un periodismo sin firmas”, había sido la consigna elegida por los trabajadores durante este proceso. Reflejaba la falta de cumplimiento a la promesa de la empresa de otorgar un aumento del 30% a todo su plantel periodístico a lo largo de la Paritaria 2014. Finalmente, y como resultado del enorme quite de firmas de cinco días realizado la semana pasada, y ante el inicio inminente de un nuevo quite, este mediodía Clarín/AGEA SA anunció que cumpliría parcialmente con aquella promesa. Es decir, otorgará el aumento prometido hacia adelante, para que actúe como base de cálculo para aplicar los aumentos que surjan de la Paritaria 2015, actualmente en negociación. Pero no reconocerá las diferencias hacia atrás.

La asamblea consideró claramente “insuficiente” esta decisión de la empresa, en especial porque no resuelve el problema acuciante del deterioro del poder adquisitivo de los salarios, debido a la inflación y la vigencia de impuestos distorsivos. En rigor, el cumplimiento de la recomposición prometida del 30% era solo uno de los puntos de una larga lista de reclamos en danza.

De todos modos, los trabajadores tomaron esa medida como un gesto inédito y conciliador por parte de Clarín/AGEA SA y decidieron suspender su protesta, a la espera de poder establecer una permanente mesa de diálogo en la que -en un clima propósitivo- puedan surgir nuevas decisiones en beneficio de los empleados.

En el mismo sentido, la asamblea votó por amplia mayoría la redacción de una carta que será dirigida a las autoridades periodísticas y de Recursos Humanos de Clarín/AGEA SA, en la que los trabajadores expresaremos -con nombre y apellido- la necesidad de recuperar espacios para la negociación, que conduzcan hacia un proceso que pueda redundar en mayores beneficios para todos.

Es decir, la asamblea decidió suspender un “quite de firmas” que intentaba poner límites a la prepotencia de una empresa acostumbrada a imponer las reglas a sus trabajadores. Y al mismo tiempo decidió activar un documento que propicia el diálogo y el consenso, y que llevará la firma de todos los trabajadores.

Finalmente, la Asamblea votó a favor de establecer un plazo prudencial, hasta el 15 de mayo próximo, para ver cómo evolucionan los acontecimientos y se concreta esta instancia de negociación imprescindible en cualquier empresa moderna y democrática.

Comisión Interna de Trabajadores de Clarín/AGEA SA

Featured image
Anuncios

Cinco días, 984 páginas, 28 firmas. Reclamo contundente

Acabamos de terminar los cinco días de quite de firmas votados en asamblea, con una altísima participación de los compañeros de los distintos sectores de Agea. Desde la Comisión Interna queremos reconocer a todos los editores que hicieron suyo el reclamo y a los redactores, que cedieron su lustre individual en cada nota a cambio de un reclamo colectivo. También queremos destacar la solidaridad de corresponsales, acreditados, enviados especiales, humoristas y dibujantes y muy en especial a los periodistas de Olé, La Razón y Muy, donde el acatamiento también fue mayúsculo. Con la idea de conseguir una mejora común, incluso los periodistas que desempeñan su trabajo bajo la figura de pasantía le quitaron la firma a notas que en un futuro podrían haber sido una de sus cartas de presentación.

Por ejemplo, en Clarín, de 984 páginas -que comprenden el cuerpo de tapa y todos los suplementos, incluyendo los Zonales- sólo hubo 28 firmas, con mayoría de columnistas y prosecretarios. La misma cantidad de páginas en la semana anterior al comienzo de las medidas tuvo 432 firmas.

Este nivel de acatamiento no hace más que demostrar una vez más el malestar que tienen los trabajadores de Agea por las malas condiciones de trabajo y la ausencia de propuestas por parte de la empresa. Esperamos que luego de tres semanas de una expresión tan unánime y rotunda de sus trabajadores la conducción periodística y el área de Recursos Humanos reconsideren la situación y se abra una instancia de diálogo que propicie la búsqueda mutua de soluciones.

Por todas estas razones, el miércoles que viene a las 16.30 convocamos a una nueva asamblea en el tercer piso para debatir y ratificar los siguientes pasos. Esperamos poder contar para entonces con una respuesta de la empresa.

 Comisión Interna de trabajadores de Agea-Clarín

Featured image

Rotundo quite de firmas y un alerta de contratapa

Quizá sea esta la mayor demostración de unidad en las redacciones de AGEA-Clarín en muchos años. Frente al ninguneo de la empresa, frente a sus mentiras, frente al deterioro constante de nuestros salarios y condiciones laborales, llegamos a la tercera semana de protesta con una participación masiva que incluyó a redactores, editores y jefes.

Sabemos que en muchos casos no es fácil adherir a este inédito quite y por eso la magnitud del compromiso asumido acrecienta aún más el triunfo. Pero en medio de esta gran muestra de solidaridad lamentamos que algunos altos mandos de esta redacción no terminen de aceptar esta medida, representativa de un descontento general que varias veces les hemos transmitido desde esta Comisión Interna. Esperábamos al menos contar con la comprensión de una jefatura que en lugar de eso eligió trasladar la presión hacia abajo.

En la noche del martes, con asombro y perplejidad,  nos enteramos que había una orden para que la contratapa de Clarín saliera sí o sí con firmas. Intentamos en vano hablar con la jefatura de redacción y les enviamos a los jefes periodísticos copia de las adhesiones al quite de firmas de los autores de las tiras de humor. No obtuvimos respuesta y la contratapa del día jueves 16 fue publicada, efectivamente, con todas las firmas, en contra de la voluntad de sus autores.

Ayer continuamos las tratativas para solucionar tan grave situación para los días siguientes. Finalmente la jefatura de diseño nos comunicó que había sido un error y que implementaría los quites futuros. En contraste con la publicación de ayer puede verse nuevamente  en la edición del diario Clarín de hoy el contundente quite de firmas en la contratapa.

Esperamos que el cambio de actitud por parte de la jefatura de redacción y la decisión de no vulnerar el derecho a reclamo de los trabajadores y el derecho a ejercer una legítima protesta para que sus necesidades sean atendidas por la empresa sea el inicio de un nuevo camino hacia el diálogo, hacia un intercambio de ideas y alternativas que propicie las soluciones a este conflicto.

La medida de fuerza continúa. No hay respuestas desde la empresa. Seguimos en la búsqueda de soluciones urgentes y de un diálogo real con el área de Recursos Humanos y con la jefatura de Redacción. ¿Somos los únicos con vocación de diálogo? Salimos sin firmas el sábado y el domingo. El miércoles próximo volveremos a tener asamblea, confiamos en que llegarán las respuestas.

Comisión Interna de trabajadores de AGEA

Featured image

¿Qué es lo que pretende hacer Clarín-Agea?

Hace dos semanas, la asamblea de trabajadores de prensa de AGEA SA, editora de los diarios Clarín, Olé, La Razón y Muy, entre otras publicaciones del Grupo Clarín, votó por aclamación la realización de un quite progresivo de firmas como método para hacer sentir el fuerte malestar por el deterioro de nuestros salarios y algunas injusticias cotidianas que se viven en estas redacciones. Así transitamos primero un día sin firmas, luego tres días y ahora estamos quitando nuestras firmas durante cinco días consecutivos.

La próxima semana, si nada cambia, realizaremos un nuevo quite de firmas que se extenderá durante toda una semana, algo inédito en la historia del periodismo local e internacional. Pero lejos estamos de alegrarnos porque todos los diarios del Grupo Clarín salgan a la calle sin materiales firmados salvo las columnas de un par de empleados jerárquicos. Todo lo contrario, estamos preocupados por haber llegado tan lejos en el conflicto. Y responsabilizamos al área de Recursos Humanos de AGEA SA por la intransigencia que muestra para entender que el malestar de los trabajadores tiene fundamento, es genuino y razonable. Nadie está reclamando milagros sino condiciones salariales y de trabajo decentes.

Tenemos la puerta virtualmente cerrada para discutir estos problemas con la empresa. Y sin posibilidad de proponer soluciones, presenciamos un continuo deterioro del contexto en el cual trabajamos. Una inmensa mayoría de los trabajadores de prensa del Grupo Clarín recibe sueldos que no alcanzan para llegar a fin de mes, y que son visiblemente menores a los de otras actividades muy precarizadas y que históricamente se pagaron por debajo de nuestros sueldos. Dentro de la redacción, las promociones se deciden a dedo y por falsas fidelidades en el marco de una indescifrable interna entre jerarquías periodísticas y en el área de Recursos Humanos. Fuera de ella, tenemos un esquema de corresponsales sumamente precarizados, que incluso ponen dinero de su bolsillo para producir sus materiales.

Al mismo tiempo, se recortan fuertemente los gastos de la empresa para coberturas noticiosas, colaboradores externos y hasta servicios periodísticos (por ejemplo, en las últimas semanas se dejó de pagar el servicio noticioso de la agencia pública Télam). Tomar un taxi para cubrir una noticia se ha transformado en una tarea burocrática compleja. De los baños salen malos olores porque también se ha decidido achicar el costo del servicio de limpieza. Por inanición, el bufet ha dejado ya de ser un problema: es tan caro y de tan mala calidad que la mayoría de trabajadores ha comenzado a buscar comida fuera del edificio.

A esta altura nos preguntamos… ¿existe una intención deliberada del Grupo Clarín de dejar a los trabajadores de sus medios gráficos librados a su suerte? ¿Se busca asfixiarnos hasta que no nos quede más remedio que acogernos a un retiro voluntario que -de modo amenazante- ha permanecido abierto a lo largo de estos años? ¿Es consciente la empresa del fuerte deterioro de la calidad periodística de los productos que edita, no por culpas de los trabajadores sino debido a esta situación de paulatino abandono?

En 2012, luego de una década de  proscripción gremial dentro de AGEA SA tras el despido de 200 trabajadores en el año 2000 (incluidos todos los que integraban la ex comisión gremial interna), más de 500 personas de las diferentes redacciones de Clarín tomamos valor, volvimos a votar y elegimos nuevos delegados sindicales. Lo hicimos en una clave propositiva: como en cualquier empresa moderna, aspirábamos a interactuar para mejorar el entorno laboral y las condiciones de trabajo. Con el correr de los años, lamentablemente AGEA SA fue clausurando toda posibilidad de diálogo. Su gerente de Recursos Humanos pretende un gremialismo de falsete, que le rinda pleitesía y no le pida negociación. A esta altura nos queda muy claro que las libertades que los medios del Grupo Clarín pregonan para el resto de la sociedad no son de aplicación dentro de la propia empresa.

Porque queremos seguir siendo trabajadores de Clarín, La Razón, Olé y Muy. Porque queremos desarrollar nuestra tarea en el marco adecuado y que se nos retribuya con salarios decentes. Porque queremos que haya respeto a la libertad sindical.

Por eso este quite de firmes, que es masivo y es una lucha por la dignidad de nuestro oficio.

Comisión Interna de los trabajadores de AGEA

Pedimos un espacio para explicar el conflicto y volvemos a quitar las firmas

Nuestro conflicto fue difundido en varios medios de otras empresas, como los programas de radio de María O’Donnell, Eduardo Aliverti, Víctor Hugo Morales, Reynado Sietecase, Juan Pablo Varsky, Andy Kutznesoff, en la televisión en C5N, en Duro de Domar, entre otros.

Hemos recibido la posibilidad de contar lo que nos sucede en esos medios pero no lo hicimos en los diarios en los que trabajamos. Por esa razón, los delegados de la Comisión Interna cumplimos con un pedido de la asamblea del miércoles pasado y le solicitamos a la empresa un lugar en las distintas ediciones de sus medios gráficos para que se planteen las dos posiciones de nuestro conflicto.

Aquí publicamos el pedido a los responsables de cada una de las publicaciones y les recordamos que mañana arrancamos un nuevo quite de firmas de cinco días que durará hasta el domingo 19. Una vez más agradecemos a todos los que comprenden y se solidarizan con la medida

Comisión Interna de los Trabajadores de AGEA

Featured image

La participación de los dibujantes en la protesta

Todos los ilustradores del diario Clarín decidieron quitar sus firmas en apoyo a la protesta por aumento salarial, recomposición por inflación, un reclamo que no recibe respuestas por parte de la empresa.

Featured imageFeatured imageFeatured imageFeatured image

El Loco Chávez hoy no hubiera firmado

Acompañando las medidas de protesta por los incumplimientos y las pocas respuestas de Agea a nuestros reclamos, los historietistas que dibujan en la contratapa no firmaron sus trabajos.

Featured image

Asamblea en la calle y masiva ratificación del plan de lucha

Frente al provocador ninguneo de la empresa puesto de manifiesto en la última reunión del área de Recursos Humanos con los delegados de la Comisión Interna, los trabajadores de Clarín, Olé, Muy, La Razón entre otros medios de AGEA, ratificamos de manera unánime el plan de lucha que venimos llevando adelante desde la semana pasada con adhesión, difusión e impacto creciente dentro y fuera de las publicaciones del Grupo. Una asamblea multitudinaria, que por primera vez bajó de la redacción a la calle Tacuarí, mocionó de manera unánime las siguientes medidas.

Seguir con el quite de firmas. Este jueves periodistas, ilustradores, columnistas y fotógrafos volvimos a retirar nuestra firma de los distintos medios de AGEA. Para una empresa sin palabra, un periodismo sin firmas dice un eslogan de esta campaña sin precedentes que convirtió a las publicaciones de Clarín en diarios fantasmas. La medida continúa hasta mañana, y se retoma la semana próxima con 5 días sin firmar, y la siguiente con 7 días sin firmar, de no mediar una respuesta positiva de la empresa.

Reclamar formalmente en el Ministerio del Trabajo por el cumplimiento de la Paritaria 2012 y 2014. La Comisión Interna presentará en los próximos días un escrito formal para exigirle a Clarín que cumpla con el pago de las sumas fijas que nos adeuda por la paritaria de 2012 y 2014. En este último caso, tampoco cumple con el pago de título, formalizado en el anexo de la última paritaria. Reclamaremos retroactivo y actualización por inflación de los valores en cuestión.

Exigir un espacio en nuestros medios para explicar el conflicto. Las páginas de gremiales, o las de medios de cada uno de estos diarios en los que trabajamos, esquivan contar los problemas de sus propios empleados. Los periodistas de AGEA queremos decirles a los lectores por qué hemos decidido no firmar nuestras notas, por qué un análisis, una entrevista, una crítica, una ilustración o una foto aparecen sin una firma responsable detrás. La Comisión Interna hará un pedido formal a cada una de las publicaciones para reclamar ese espacio.

Lanzar, durante la última semana del quite de firmas, una campaña de afiches, solicitadas y avisos para difundir nuestros reclamos en la vía pública. La asamblea votó también de manera unánime reforzar puertas afuera la campaña de difusión que se viene llevando a cabo a través de entrevistas radiales, cables de noticias y redes sociales con alguna de las alternativas mencionadas, para visibilizar el conflicto en los sectores a los que no se llega.

Estos son los puntos que exigimos.

-Cumplimiento de la promesa de recomposición salarial del 30%.
-Pago de la deuda de la Paritaria 2012.
-Pago retroactivo del título,
-Pago de $4.200 en compensación del desfasaje por inflación 2014. Y una respuesta a los 25 puntos que presentamos como alternativas para mejorar el salario de los trabajadores.
-Aumento a cuenta de la Paritaria 2015.
-Finalización del proceso de efectivizaciones.
-Apertura de un nuevo proceso de recategorizaciones.

Comisión Interna de los trabajadores de AGEA
Featured image

Clarín/AGEA trata a sus trabajadores como estúpidos

La empresa AGEA SA, editora de los diarios Clarín, Muy, Olé y La Razón, entre muchas otras publicaciones que se jactan de ser confiables y objetivas, no resulta para nada sincera con sus propios trabajadores. Un alto directivo de Recursos Humanos se reunió hoy con la Comisión Gremial Interna y aseguró que la firma ya cumplió con su promesa de aumentar los sueldos el 30% durante el periodo paritario 2014/15. “Nadie recibió menos plata” de la que supuestamente debía cobrar, transmitió el ejecutivo -medio colorado de vergüenza- a los delegados gremiales. Es que los recibos de sueldo y una sencilla cuenta matemática muestran otra cosa: en todos los casos el ítem “Sueldo Mensual Empresa” muestra una variación de 26% o 28% entre abril de 2014 y marzo de 2015, según la escala salarial de cada trabajador.

La empresa AGEA SA no solo trata a sus trabajadores como estúpidos. También les tima a escondidillas parte de su salario. Es un hurto que se produce para atrás y para adelante. ¿Por qué? Para atrás porque está muy claro que incumplió su promesa de aumentar los salarios 30%, y a la inmensa mayoría de los trabajadores les falta 2% o 4%. Para adelante porque al no respetar su promesa, será menor la base para aplicar los futuros aumentos que surjan de la Paritaria 2015.

Un ejemplo. Supongamos que Pirulo, gran periodista y buen compañero, cobraba un Salario Mensual Empresa de 10.000 pesos en abril de 2014. Si AGEA SA hubiera cumplido su promesa de aumentarle 30%, el último recibo de Pirulo debería decir 13.000 pesos. Pero dice 12.800 pesos (o 12.600 pesos en los casos de salarios superiores). Es decir que a Pirulo no solo le dejaron de pagar 200 pesos sino que los próximos aumentos se los otorgarán a partir de un salario menor al prometido y no a partir de los 13.000. Talento argentino: la empresa logra reducir su costo salarial mientras el pobre Pirulo es una víctima de un empobrecimiento deliberado y progresivo.

La empresa AGEA SA, eso sí, parece ser muy objetiva al momento de informar a la población que la inflación real del año pasado rondó el 38% o 40%. También dijo la verdad cuando informó al mercado bursátil que las ganancias del Grupo Clarín crecieron nada menos que 68% durante el ejercicio 2014. Albricias para ellos que cada vez están más lejos de nosotros, los Pirulos, a los que se nos trata como estúpidos.

El deterioro de nuestros salarios es evidente. Y por eso los delegados también le recordaron al enviado de Recursos Humanos que hace ya cuatro meses se solicitó una suma no remunerativa de 4.200 pesos, una especie de soga para Pirulos que no llegan a fin de mes. “Sobre eso todavía no hay respuesta”, contestó el buen hombre.

Tampoco hubo respuesta sobre el incumplimiento de AGEA SA a una obligación que surge de la negociación paritaria: reconocer con una bonificación salarial los “títulos” de sus trabajadores. El argumento aquí es que nunca se definió qué títulos debían ser reconocidos y premiados por la empresa, y que por eso no se podía cumplir todavía con lo que dice la ley. “¿Quizás los títulos terciarios y universitarios vinculados con la comunicación?”, preguntaron los delegados ilusionados. Pero nada. Quedo claro que la empresa AGEA SA también siente un profundo menosprecio por los Pirulos ilustrados.

En este escenario de destrato, los integrantes de la Comisión Gremial Interna de Clarín/AGEA SA salieron de la reunión sin más alternativa que ratificar el plan de protestas progresivas votado en asamblea y ratificar la convocatoria a una nueva asamblea mañana a las 16,30, frente al ingreso de la calle Tacuarí. Se invitó a Recursos Humanos a que explique allí, ante una masa de Pirulos, cómo hace las cuentas. Pero también en este punto tuvimos evasivas.

El quite de firmas ha tenido un acatamiento excepcional y esta semana se prolongará hasta el jueves inclusive. La semana próxima serán cinco días sin firmas y la siguiente siete días. Mientras la asamblea no defina otra cosa o la empresa deje de tratar como estúpidos a sus trabajadores, la consigna es muy clara: No se firma ni un Pirulo.

Comisión Gremial Interna de Clarín/AGEA SA
Featured image

Nuevo quite de firmas en las ediciones del martes, miércoles y jueves. Pedido a los jefes.

Para el quite de firmas de esta semana  -que será para las ediciones del martes, miércoles y jueves- les pedimos a jefes de sección y secretarios que se solidaricen con la medida. Esa iniciativa busca que se respete el aumento prometido a todos los trabajadores de AGEA-Clarín. Acá les dejamos el mail que los delegados les hicimos llegar a todos ellos.

Comisión Interna de los Trabajadores de Clarín

Featured image

Navegador de artículos